DÍA CUATRO. UN PASEO POR EL RECUERDO

Pontevedra, ya no es lo que yo imaginaba. Algunas cosas para bien, y otras con las que esperaba encontrarme que han desaparecido. Me refiero a aquellos soportales de piedra que durante los días de lluvia te permitían disfrutar del paseo en la ciudad, casi sin mojarte. Los han reformado para aprovechar espacios para tiendas y viviendas. Y ya prácticamente no existen. Aún así, sigue siendo una ciudad añorada y preciosa. Os dejo una de las fotos que me llamo mucho la atención, justo detrás de un mamotreto de rótulo denominado Pontevedra que rompe con el clasicismo de la Plaza de la Herrería. Son esos proyectos que algunos alcaldes deciden realizar a coste público para que se les recuerde. Para bien o para mal, pero ahí queda expuesto para que los sufridos turistas y curiosos se hagan las fotos del la visita a la ciudad. Allí se encuentra La Iglesia y convento de San Francisco y a pocos metros El santuario de la Virgen Peregrina. Como verán todo un contraste entre lo clásico y el modernismo incontrolado, Y NO ME REFIERO A LA CAJA JARDINERA LGTBI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s