MICRORELATO: LA SIESTA

Llegó el verano. Día de relax tras una copiosa comida. Le venció el sueño y, el sofocante calor, hizo estragos en su mente. Subía la marea color esmeralda, acompañada de una fresca brisa que invitaba a jugar con las musas que acompañaban su inmersión en busca de sirenas. El extremo calor de la plancha del coche lo devolvió a la realidad. No hubo musas ni sirenas. Solo un coche inservible. No encontró la toalla.

Microrrelato de 75 palabras.

ALHALIL, 5 Julio 2018